Saltar al contenido

La mejor estrategia de marketing

La estrategia de marketing que mejor funciona lleva sin cambiar una década. Quizás dos. Puede que incluso medio siglo o más.

Y quizás estés pensando: ¿Pero de que estáis hablando? Lo realmente importante es lo digital. Internet en estos momentos lo es todo. Las menciones, las visitas, los visitantes del sitio web y las pruebas de rendimiento son la nueva jerga, por supuesto que el marketing ha cambiado.

Pero piensa, ¿realmente lo ha hecho? Las empresas, los vendedores y los profesionales del marketing con más éxito hacen las mismas tanto hoy como hace 50 años.

  • Se centran en las personas.
  • Conocen su producto.
  • Conocen el lugar de su marca.
  • Su precio se basa en la disposición a pagar de su mercado objetivo.
  • Promueven primero su sector y luego su marca.

El marketing online significa mayores oportunidades

Hoy en día, los profesionales del marketing digital para ecommerce tienen docenas de medios entre los que elegir, datos sofisticados que interpretar y la posibilidad, en muchos casos, de colocar sus propios anuncios y suministrar su propia creatividad. Un mismo producto o servicio puede anunciarse en 10 o más medios para conseguir resultados similares.

Los comercios minoristas solían anunciar las ventas en el periódico y en la radio. Hoy en día esas mismas tiendas necesitan que el evento se promocione en medios digitales, colocar anuncios en Facebook e Instagram, desarrollar contenido para su sitio web, desarrollar una campaña de publicidad en línea y, probablemente, seguir publicando un anuncio en la radio. Antes bastaba con una simple llamada para gestionar una publicación, hoy son necesarias muchas más herramientas para tener todo bajo control.

Las herramientas de automatización

La automatización del marketing tiene un significado diferente para cada usuario. Para una pequeña empresa significa ser capaz de gestionar múltiples ubicaciones con facilidad y para una empresa más grande significa un informe exhaustivo que puede proporcionar un rendimiento a la carta.

También significa reducir la necesidad de intervención humana. Un anuncio puede colocarse durante días, semanas y meses, y sólo es necesario realizar cambios cuando el rendimiento disminuye. Las publicaciones en blogs y redes sociales pueden compartirse en varias plataformas al mismo tiempo. Las landings pages pueden capturar la información del cliente, activar las migas de pan para seguirlo en sus búsquedas en la web e introducir la información de contacto en sofisticados programas de gestión de relaciones con el cliente.

La automatización no reduce el marketing a una actividad no humana; nos permite a los humanos del marketing maximizar nuestro tiempo, desafiarnos a nosotros mismos para mejorar constantemente el rendimiento del mes anterior y alcanzar estratégicamente los objetivos empresariales.

Bienvenido al marketing digital

Miramos el marketing desde todos los ángulos: los datos, el sitio web, las redes sociales, el mapa de clientes, sindicación y backlinks al sitio web, resultados de los motores de búsqueda a lo largo del tiempo mediante la gestión de la reputación, los listados, las reseñas, la escucha social, la optimización del sitio web y mucho más.

Si los días de hacer una llamada telefónica para poner un anuncio han quedado atrás, también se podría pensar que los días de la simplicidad son la mejor estrategia de marketing. Sin embargo, al hablar con los clientes y hacer el seguimiento de muchas tendencias, parece que la mejor estrategia sigue siendo:

  1. Conocer a tu gente. A tus clientes. ¿Quiénes son? ¿Qué les gusta y qué no les gusta? Es necesario construir una relación con los clientes, centrándose en las personas, no en la venta.
  2. Conocer el producto. Los entresijos, lo bueno y lo malo. Y conocer los productos de los competidores.
  3. Saber el lugar que ocupa la marca. ¿Cómo se compara un producto con otros de la misma categoría? ¿En el mismo mercado? El lugar también se refiere a dónde o cómo se vende el producto. En una tienda, en línea, en el centro de la ciudad o en pequeños barrios.
  4. Comprender la propuesta de valor y su precio. ¿Qué problema resuelve el producto para los clientes? ¿Saben los clientes que ese problema existe? ¿Saben que existe una solución? ¿Se trata de un producto de lujo o un producto de gama de entrada?
  5. Promover el producto. Pretender potenciar el producto a costa de otro es señal de un producto débil. Primero es necesario hacerse fuerte en el sector a modo global y luego en un producto concreto.