Saltar al contenido
WEB

Cédula de identificación fiscal

Cédula de identificación fiscal

Para realizar cualquier trámite o gestión pública en el territorio mexicano, usted deberá contar con la Cédula de Identificación Fiscal.

Es este documento, el que le permitirá abrir cuentas bancarias, obtener préstamos, pagar sus impuestos y por supuesto recibir salarios en contraprestación de su labor.

 El ente regulador de este trámite es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el cual asignará un total de 13 dígitos con datos únicos e irrepetibles para cada ciudadano.

Toda documentación que demuestre el compromiso a derecho con la ciudadanía y un país, es lo que se hará constar a través de una credencial de acuerdo al caso, por ejemplo: el Registro Nacional de Profesionistas, Registro Federal del Contribuyente; la Cédula de Identificación Fiscal y otros.

 Cédula de identificación fiscal

 ¿Qué se requiere para tramitar la Cédula de Identificación Fiscal?

Presentar el Registro Federal de Contribuyente (RFC), se trata de un registro de personas naturales y jurídicas que ha contraído obligaciones fiscales con el gobierno mexicano. A través de este sistema digitalizado, usted, podrá ser perfectamente identificable en: dirección, tipo de impuesto a cancelar y demás datos de contacto. Para ello, deberá crear una clave fiscal.

 

Gestione su Cédula de Identificación Fiscal en tan solo cuatro pasos

  1. Una vez obtenida su clave y haya logrado obtener su Registro Federal de Contribuyente RFC, deberá acceder al sitio web oficial del Servicio de Administración Tributaria.
  2. Acto seguido, clicar en el menú principal, la tercera casilla correspondiente al
  3. Tercer paso, en la sección de trámites RFC, solicitar la Cédula de Identificación Fiscal.
  4. Seguir las siguientes instrucciones:
  • Clicar botón
  • Ingresar contraseña
  • Generar CIF
  • Guardar el documento

 

¿Por qué es importante tener una Cédula de Identificación Fiscal?

La Cédula de Identificación Fiscal es un documento seriado por números, letras y caracteres que cuentan de 12 a 13 cifras de acuerdo a si corresponde a personas jurídicas, o naturales (físicas).

  1. Estar a derecho en el SAT

El SAT se encarga de la recaudación de tributos en el territorio mexicano, del mismo modo, aquellas personas que nos honren tales tributos al estado, pasarán a formar parte de la lista negra, trayéndoles implicaciones severas como:

  • Negación de créditos bancarios
  • Imposibilidad de obtención de credenciales y/o soportes legales vigentes para gestiones públicas
  • La continuidad de esta condición le vetará durante un tiempo considerable, no logrando obtener ventajas de ningún tipo.

 

  1. Acceder a trámites gubernamentales

Tal como lo hemos mencionado, las datas gubernamentales están alineadas a sistema centralizados de verificación, esto se hace con la finalidad de compartir el expediente no solo crediticio (historial bancario), sino también, las de orden financiero.

Cuando una persona jurídica o física no ha cancelado sus impuestos, no ofrece garantía de ciudadanía plena de deberes y por tanto de derechos; este hecho, podría generarle un proceso abierto auditable, clausuras de comercios (en caso de las jurídicas) y hasta años de prisión.

Recordemos que los protocolos de recordatorio son amplios y reincidentes, de manera tal, que no esperamos llegar a recibir la invitación al Registro Federal de Contribuyente.

 

  1. Contribuir al financiamiento de los proyectos sociales del gobierno

Cuando se pagan impuestos, el dinero recaudado se dispone para la inversión del gasto público y social; que a su vez contribuya al sostenimiento dela economía de un país.

 

  1. Constituirse como un buen ciudadano

Un buen ciudadano, es un sujeto de hecho y derecho; no solamente disfrutará de las bondades de sus derechos sociales, políticos y de participación libre ciudadana, sino que también, tendrá obligaciones de orden social y política, que contribuya a las mejoras comunes de una nación o país.